google2ee2164d787e1cbc.html Santa Cruz - Bolivia: "LOS RADICALES" - Centa Reck

sábado, 2 de febrero de 2008

"LOS RADICALES" - Centa Reck






El término radical viene del latín radix ("raíz"), significa, de raíz o de base, refiriéndose sobre todo a un punto de vista profundo, sustancial, más aún si es aplicado a alguna convicción, práctica, análisis o propuesta. No confundir con fanático o extremista que tienen otros significados ajenos a una visión profunda de las cosas. Según el contexto radical puede significar: En política: Radical, alguna posición que busca ir al fondo o raíz de las cosas.En química, un radical libre es una molécula (orgánica o inorgánica), en general extremadamente inestable y, por tanto, con gran poder reactivo. En el marco de la política actual el gobierno ha acuñado el término radical a fin de denominar a la oposición que incluye a la sociedad civil organizada frente al poder totalitario que el Ejecutivo trata de imponer incluso con la utilización de la coerción y la violencia. El Ejecutivo en su conjunto suele utilizar el término con una connotación negativa, tratando de estigmatizar a todos los que tienen profundas raíces y convicciones democráticas sobre los derechos y libertades, razón por la que defienden estos derechos con firmeza, con vehemencia y a la luz de los principios fundamentales.Los "radicales" no transan, no pactan con lo ilegal, no aceptan tampoco soluciones cosméticas a las violaciones jurídicas y de derechos, buscan la profundidad, la verdad, la prevalencia de la ley y la justicia. Los "radicales" no admiten que la constitución masista se imponga como legal, no aceptan que los Estatutos Autonómicos sean "compatibilizados" como si se tratara de una cuestión de cosmetología jurídica. No son pactistas, sino principistas, no flotan en la superficie, aspiran a bucear en las profundidades, razón por la que se han ganado un calificativo que debe ser más bien un orgullo, porque en la fila de los radicales están los hombres y mujeres que quieren servir a su país antes que acomodarse en el poder, que toleran ser amenazados, golpeados, perseguidos y hasta matados antes que callarse la boca y convertirse en cómplices del poder, como han aprendido a hacerlo algunos políticos que después de haberse hecho elegir por el pueblo portando supuestas ideas democráticas, opuestas a las pretensiones dictatoriales del partido de Morales, vuelcan la página, se buscan cualquier excusa y en nombre de la paz y la no violencia o algún embuste se convierten en aliados de la ilegalidad. Los radicales no son tibios ni calienta huevos, son firmes, decididos, participativos, amigos de la verdad a cualquier precio. Los radicales a mucha honra liberaron el aeropuerto de Viru Viru de manos de oficiales guiados por venezolanos, también no permitieron que la ciudad de Cochabamba sea tomada por turbas masistas y así murió Christian Urresty por radicalmente proclive a la libertad y por proteger que la elección de prefectos sea una realidad democrática, un logro que no retroceda en nuestro pais; estos fueron también los que salieron a las calles para proteger a la ciudad de Sucre, tratando de evitar que la constituyente avance a costa de ilegalidades. Fueron radicales los que murieron por la democracia y la libertad, jóvenes radicales fueron Gonzalo Durán, Juan Carlos Serrudo, José Luis Cardozo, chicos humildes de barrios pobres que changueaban para darle sustento a sus famílias, pero fueron radicales en sus profundas convicciones de que la patria merecía la ofrenda de sus vidas, de que la hora de definirse había llegado, convicción radical que les permitió portar el estandarte de la valentía, de la dignidad con la que ofrecieron sus vidas en una lucha descarnada por la vigencia de los Derechos Humanos y el Estado de Derecho.Lo más penoso es que el término radical, está sirviendo para que algunos se acomoden en la posición neutral de los tibios, de los que no se definen, de los que no quieren ser chicha ni limonada porque esta es la posición de la que usufructúa el que pesca en río revuelto.La indignación no tiene límite en los corazones que claman por la prevalencia de la verdad y la justicia, y esto nos lo mostraron los griegos en la tragedia de Antígona, que eligió morir a dejar que se cometa la injusticia de no dar cristiana sepultura al cuerpo de su hermano vencido por un tirano. Los radicales deben serlo a mucha horra, deben sentirse muy agradecidos de haber logrado este calificativo que sale de la boca de quienes pretenden estar en la raya, en el justo medio, en la línea de la indefinición, o de aquellos que apuestan a que un calificativo reduzca la llama de los corazones imbuidos de ideales de amor a la justicia, a la libertad y la decisión de ser parte de la construcción de un mundo más justo, menos mediocre, más decidido a luchar por la prevalencia de los valores y a dejar de acomodarse por apetitos y réditos de poder. Mi admiración y mi respeto a los "radicales" que en mi país siguen luchando, convencidos de raíz y de base, profundos y sustanciales en su lucha y en sus prácticas de ciudadanos libres y portadores de dignidad.


AVISO DE ATAQUES DE HACKERS

Pedimos disculpas por la demora de presentación de la información del día.
Todo se debe al ataque de hackers en forma permanentemente.
Lamentamos los inconvenientes.

EL DUENDE

DEFENDAMOS EL FUTURO QUE NOS HAN PRESTADO NUESTROS HIJOS Y EL FUTURO

DEFENDAMOS EL FUTURO QUE NOS HAN PRESTADO NUESTROS HIJOS Y EL FUTURO

Fases Lunares del mes

LEYES QUE AMPARAN AL DERECHO DE LOS PUEBLOS Y A LA PRENSA

Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en París.
http://www.unhchr.ch/udhr/lang/spn.htm

Artículo 19:
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.


Constitución Política del Estado.
República de Bolivia

Articulo. 7º
Toda persona tiene los siguientes derechos fundamentales, conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio:

B) A emitir libremente sus ideas y opiniones por cual
quier medio de difusión;



 
Blogalaxia