google2ee2164d787e1cbc.html Santa Cruz - Bolivia: Armas innobles - Centa Reck

lunes, 23 de junio de 2008

Armas innobles - Centa Reck

Armas innobles
Centa Reck
Cuando alguien que pretendió ser héroe equivoca el camino y se interna ciego al destino de la tiranía, estamos frente a la tragedia perfecta, tal como nos la mostró Sófocles en Edipo rey.
Tratar de inculpar a dos jóvenes incautos de magnicidio, ha sido jalar del hilo que puede iniciar una tragedia. Alfredo Rada, ministro de Gobierno y Sacha Llorente, viceministro de Movimientos Sociales, mandaron al Grupo Delta a cazar o fabricar a los presuntos magnicidas que deberían ser encontrados en Santa Cruz con las manos en la masa.
Esto obedece a que según el manual de estrategias totalitarias, en momentos de crisis y peligro para el gobierno, se debe encontrar algún culpable del lado de los opositores, que sirva de argumento necesario para ejercer acciones de represión y control político.
Este ha sido el libreto, así de esquemático, cruel y sin miramientos. Si el plan resultaba, si los jóvenes caían en manos de un juez comprado, si el jefe de policía no actuaba en aras del cumplimiento de su deber, dos incautos jóvenes iban a terminar en la cárcel.
Seguramente los del gobierno tratan de acallar sus conciencias diciendo que más importante que la vida de los dos jóvenes es la causa, que ellos habrían servido a la "revolución" como "fin superior"; así razonan los terroristas.
De haber resultado el plan hoy hubieran sido estos dos jóvenes, mañana cientos, miles, mujeres, incluso niños ¿porqué no?, los asesinos en serie pierden la dimensión del horror y no tienen misericordia.
Después de este hecho, nadie más podrá estar tranquilo en Bolivia, a sabiendas que desde el gobierno se están cocinando planes macabros, que en el seno del Ejecutivo hay personas que desconocen el respeto y las garantías de las que debemos gozar los bolivianos.
Aristóteles consideraba al Edipo de Sófocles como el modelo de tragedia perfecta. Edipo, sin darse cuenta encamina todos sus esfuerzos para atraparse a si mismo, para cerrarse el camino, para ir ciego a un destino trágico. Edipo entra en una red implacable de hechos que aparentemente lo llevarán al éxito, pero que finalmente lo destruyen porque por fatalidad del destino, que finalmente es nada más que el castigo de sus culpas, resulta que el asesino que busca para vengar la muerte de su padre, no es otro que él mismo, han sido sus propias manos las que se tiñeron de sangre y cometieron el parricidio, que equivale también a matar a la patria o matar a los pobladores de la patria.
Lo sui géneris de la tragedia es que el pueblo (que no son cuatro familias de oligarcas) sabe antes que Edipo que él ha sido el culpable, el oráculo también lo ha pronosticado; todo mundo conoce el asunto y la tensión radica precisamente en que el público conoce la identidad del buscado mientras que el propio Edipo, que dice estar investigando, la ignora al principio, hasta que no le queda más remedio que encontrarse a sí mismo como culpable.
En la tragedia, los espectadores quieren gritarle a Edipo: «¡No sigas!», sabiendo que se encamina hacia su fatal destino; pero él sigue indolente sin demostrar temor, misericordia ni compasión, que son valores supremos e imprescindibles para gobernar y vivir.
Edipo se hace rey matando a su padre: destruyendo la ley suprema-padre, se casa con su madre- (no respeta la separación de poderes), vence a la esfinge- (se entrega a su ambición de poder). "Tebas es acosada por la peste: «La ciudad está demasiado sumida en la agitación y no puede levantar la cabeza ante la avalancha de muertes; se consume la tierra en los frutos de los cálices, se consume en los rebaños de bueyes que pastan y en los hijos que no llegan a nacer de las mujeres.
Se ha abatido contra la ciudad un dios armado de fuego, la peste, el más cruel enemigo", por lo que el pueblo conmina a Edipo a encontrar algún remedio contra esos males. En efecto, ¿quién sería más capaz de averiguar el secreto de esta gran peste y hallar una solución que el rey, cuya inteligencia se midió con la Esfinge y fue capaz de adivinar sus enigmas?
Si Edipo se hizo rey ofreciendo salvar a la ciudad tiene que ser quien la salve del ataque de semejantes males, opinan los ciudadanos. El oráculo vaticina que mientras no se castigue al matador del antiguo rey, no cesará la peste. Edipo promete aclarar el magnicidio, va donde el adivino Tiresias y se enfurece con sus profecías pues este le dice: «El hombre al que buscas con amenazas y decretos sobre la muerte de Layo está aquí.
Pasa por ser un extranjero que vive entre nosotros, pero después se verá que es tebano. Será ciego, aunque antes ha visto, y pobre, en vez de rico, y tanteando ante sí con un bastón, se encaminará a extrañas tierras.
Se verá que era a la vez hermano y padre de los hijos con que vivía, hijo y esposo de la mujer de que había nacido, y asesino de su padre». El trágico desenlace, lleva a que finalmente Edipo cansado de tratar de encontrar culpables, vaya estableciendo los eslabones de una cadena que lo convierte en el protagonista del sacrilegio.
Se había equivocado en todo, él mismo se fue acercando al peligro. Mientras más se demora en contemplar los horrores que ha causado, más trágico será su final, más errores cometerá, más trampas se tenderá en el camino que lo lleva hacia su propia tragedia.
La soberbia es mala consejera, por eso el coro lamenta compungido esta historia de dolor: «¡Ay, generaciones de los hombres, vuestra vida y la nada son lo mismo!...Teniendo como ejemplo tu destino, el tuyo, sí, Edipo miserable, no hay en el mortal nada por lo que pueda llamarle feliz.
Mirad aquí al famoso Edipo que descifró los famosos enigmas y era muy poderoso varón cuya fortuna ninguno podía contemplar sin envidia. Mirad a que cúmulo de desgracias ha venido.
Tratándose de un mortal, hemos de ver hasta su último día, antes de considerarle feliz». Tarija se sumó con una contundente victoria a los departamentos autonomistas, festejó con nobleza y fe el futuro por el que ha apostado, a sabiendas que hace un par de días el Ejecutivo trató de interferir el curso del destino del país jalando el hilo de la tragedia: hablamos de la temeraria acusación de magnicidio que se le hizo a los dos jóvenes cruceños.
En el mismo tenor grupos masistas intentaron quemar la prefectura de Trinidad, después que se encontró a un militar que trabaja en el Palacio de Gobierno haciendo un atentado dinamitero contra un medio de comunicación: estos sí tenían armas, explosivos y panfletos contra la autonomía.

AVISO DE ATAQUES DE HACKERS

Pedimos disculpas por la demora de presentación de la información del día.
Todo se debe al ataque de hackers en forma permanentemente.
Lamentamos los inconvenientes.

EL DUENDE

DEFENDAMOS EL FUTURO QUE NOS HAN PRESTADO NUESTROS HIJOS Y EL FUTURO

DEFENDAMOS EL FUTURO QUE NOS HAN PRESTADO NUESTROS HIJOS Y EL FUTURO

Fases Lunares del mes

LEYES QUE AMPARAN AL DERECHO DE LOS PUEBLOS Y A LA PRENSA

Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en París.
http://www.unhchr.ch/udhr/lang/spn.htm

Artículo 19:
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.


Constitución Política del Estado.
República de Bolivia

Articulo. 7º
Toda persona tiene los siguientes derechos fundamentales, conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio:

B) A emitir libremente sus ideas y opiniones por cual
quier medio de difusión;



 
Blogalaxia